jueves, 4 de diciembre de 2008

Los virus y los dispositivos de almacenamiento

Cada vez que guardo un documento de Office, veo en el monitor el icono de un disquete (diskette). Es una acción que hago instintivamente, hace años ese iconito se tardaba en ocultarse... y si no se guardaba, se perdía la info...
Hace unos meses busqué un diskette para hacer un disco de inicio de Win98 y no encontré ninguno... (ese es otro lío, les escribiré un post para ese suceso).

¿Cuándo fue la última vez que utilicé un disco de 3,5? Mis hermanos ni siquiera conocieron las tarjetas perforadas... Pero les relato:

Hace unos 10 años o más, usábamos disquete de 3.5 la capacidad a lo mucho sobrepasaba 1 megabyte (MB), sin embargo; cierta ventaja tenían: Al correr una pequeña pestaña ubicada en una de sus esquinas, se bloqueaba. Hasta bromas hacíamos cuando alguien no lo sabía y decía que el dichoso disquete estaba nuevo y no servía.

Hace unos cinco años compre una memoria USB de 256 MB; en ese momento era una gran cantidad de información la que guardaba. Las memorias USB (también llamadas pendrive), físicamente, no poseen mecanismo de bloqueo.

Por los usos que les damos a las pendrives, siempre estamos expuestos a recibir algún virus, malware y otros gusanitos.

Ya he tenido casos en que mis hermanos vienen con un archivo grandísimo conectan el pendrive (memoria USB, memory stick o memory pro dúo) y el antivirus descubre los famosos Backdoors...

Siempre que veo eso les recontrarepito: no usen sus USB en otros equipos.... y siempre lo hacen... Es como decirles el agua moja... y siempre se mojan...

Los virus existentes en computadoras infectadas aprovechan esa característica y realizan copias de sí mismo en las memorias USB. A su vez, al insertar la USB “enferma” utilizan la función de auto arranque que dispone los sistemas Windows para poder infectar el equipo en cuestión.
¿Cómo prevenir?

Es importante que en tu PC tengas el antivirus actualizado y la reproducción automática desactivada.

Para abrir los discos extraíbles es preferible realizar esta acción desde el Explorador de Windows, ubicar la letra asignada a la unidad y con el cursor de Mouse dar clic derecho y elegir la opción "Abrir".

Acá viene la parte en “avanzada”:

Para inhabilitar la reproducción automática: En Windows XP/Professional hacer lo siguiente: 1) iniciar la directiva de grupo, en el "Menú Inicio" ir a "Ejecutar..." luego tipear gpedit.msc 2) Desplegar "Configuración de Equipo", luego "Plantillas Administrativas", luego "Sistema" 3) Cambiar el valor "Desactivar función de reproducción automática" a Habilitado

En Windows Vista una opción es casi igual, cuando el menú aparezca en pantalla da un clic en "Desactivar función de reproducción automática"

Si quieres hacer tu pendrive de sólo lectura:
Crear un archivo autorun.inf vacío en el pendrive, luego, desde las propiedades, seleccionar el atributo de "Sólo lectura". Los virus que suelen infectar estos dispositivos suelen replicarse a través de este archivo. Al ser de sólo lectura, se previene de posibles contagios.

Importante: Los pendrive de “sólo lectura” son recomendados sólo cuando quieres hacer una copia de respaldo de tus archivos... no lo hagan sólo por probar que funciona... si la info te queda bien en un DVD haz el respaldo ahí.

Espero les sea de provecho.
PD: He visto que algunos usuarios llegan y observan esta entrada. Si tienes un problema por la reproducción automática, puedes dejar un comentario, y te responderé por este medio. Estamos para ayudarnos.

4 comentarios:

Karla dijo...

En Vista me aparece un cuadro en el panel de control que dice: Usar la reproducción automática para todos los dispositivos.

Carlos dijo...

Si, en WinVista se puede preestablecer la opción. Otra forma es esperar a que el cuadro de dialogo aparezca, y lo cierres, o luego abrir el disco externo mediante el uso del explorador de Windows.

Clau dijo...

mire pues, esas gracias de informático no se las conocía.

eh, yo tampoco he visto nunca una tarjeta perforada, yo vine con el 3.5"

pero eso de las USB está interesante, no entendí porque ando de prisa, pero cuando tenga mi compu mía de mi a mano - estoy en una prestada - entonces veré cómo es la cosa para desactivarla.

Carlos dijo...

Si, las tarjetas perforadas no las utilicé, sino unas de lector con microfilm. interesantes!

Las supercomputadoras de ese entonces (70 y 80) sólo las tenían los bancos y grandes autónomas, tuve el gusto de ver y entrar a ver como funcionaban.